2022/08/16

[Reflexiones] La traición de un amigo




Inagurando esta nueva (o no) sección llamada "Reflexiones", desde hoy empezaré a hablar en mi blog de temas que me interpelan, más allá de la moda, de un modo en el que no quiero acusar con el dedo a nadie, por lo que la recopilación de experiencias acá no es más que un puñado de reflexiones, justamente, que no hablan de nadie y sobre nadie, pero que tienen que ver con mis experiencias pasadas.
El género irá cambiando durante las narraciones. My English-speaking friends can use a translator on this, if they want. There's not gonna be an English version of these, for now.

Durante todo este tiempo pensé que éramos amigas. Estuve ahí poniéndole el oido a la cuestión como nunca: no soy la mejor amiga del mundo, sé que peco de colgada y 300 audios por conversación son mi peor enemigo. Haciendo de mi hiperfoco una herramienta para que me ayude a ser una mejor amiga, para poder centrarme en escuchar 20 audios sin perder el hilo de la conversación original y además poder hacer un correcto follow up de esos 20 mensajes. Qué manía que tiene la gente con los audios, la puta qué me parió! Les juro que no puedo. Al menos no en Instagram, donde la duración máxima de un mensaje de voz es de 1 minuto, donde no alcanzas a decir una chota, no. En todo caso prefiero Whatsapp o Telegram y que el audio dure lo que tenga que durar, sin las interrupciones sin grabar que quedan afuera gracias al limite de insta. No.

De más está decir que en esos audios escuché cosas que eran de extrema importancia. Cosas familiares incluso. Cosas sensibles. Cosas que no se podían ir posteando en IG así nomás como quien quiere la cosa. Tuve el recaudo de (obviamente) no mencionarlas públicamente. La amistad continuó y para mí ese resultó un paso muy importante. A semejante muestra de confianza, de contar algo íntimo así, estaba agradecida y halagada de poder ser alguien digna de esa confianza, así que lo natural era que yo también compartiera algo de mí que no saben todes.

Uno de mis recurrentes miedos. Compartimos esa idea y la debatimos en una charla, en medio de walls of text y 15 mensajes de voz de IG. También hablamos del TDAH y los nuevos descubrimientos que estaba haciendo al respecto, entre otras cosas. Eso también me pareció super íntimo, cosas que no le dirías a cualquiera. Escuché miles de esos mambos. Gasté feriados, sábados y domingos teniendo videollamadas con mi amiga a distancia y/o poniéndome al día con todos los mensajes. Después de todo, era mutuo, ella del otro lado también gastaba un montón de tiempo en nuestra amistad, que al no poder ser IRL, al menos era tiempo well spent, bien gastado, online.

De repente, nada de lo que posteara era digno de su like o su comment. Dejó de seguirme sin seguirme, eso es, mutéandome o lo que fuera. Tiempo después alegó que no sabía "por qué no le aparecían mis cosas en su feed" (No te hagas, todes sabemos por qué, me muteaste).
Los mensajes que otrora no le hubiesen molestado (como "vi esto y pensé en vos", "esta chica se parece a vos") ahora eran vistos con el asco pertinente como si fueran soretes voladores en su cara. Eran vistos como mal intencionados, como que la estaba comparando con una random feísima que nada tenia que ver con ella, como si le estuviera dando un cumplido pasivo-agresivo. *

Todo se volvió tan así, al punto que decidí desaparecer de las redes. 
Pensé qué tomar distancia haría que cambien las cosas un poquito. Para empezar, ya no tenía la presión (todo bien, pero era una presión al fin y al cabo) de escuchar mil audios y contestar y hacer follow up a cada uno de ellos como si de eso dependiera mi vida o mi trabajo, una responsabilidad tal que no sabia de donde había salido. Nunca fui compensada económicamente por escuchar a nadie así que no, no entendía de dónde se había generado la presión (pongo lo de la guita por poner un ejemplo mal abordado de por qué uno soporta situaciones de mierda a veces).

Una semana se convirtió en dos, dos semanas se convirtieron en un mes, y así, me terminé borrando por completo por varios meses O MÁS. En ningún momento de esos 3 meses recibí, luego de recibir tantos audios contando cosas extremadamente íntimas, un mensaje preguntando cómo estaba, que de qué era de mi vida que estuve tanto tiempo off redes sociales, o similar. La nada misma.

Entendí entonces que nunca fuimos amigas, que yo fui una especie de terapeuta online gratis, dispuesta a analizar y rumiar cada thread que salía de ese chat, sin oponer resistencia, y dando un feedback que era valioso y que otros no se animan a decir pues nadie va tan hondo. Vamos, que básicamente me usó para hacer su catarsis y después me descartó: nunca le interesó si yo tenía catarsis para hacer o algo que decir fuera de opinar de sus temas...

Tiempo después decidí confrontarla al respecto para saber por qué "me soltó la mano" (ah re), y creo que hubiera sido mil veces mejor no preguntarle que recibir esa respuesta y excusa tan tibia. "Nunca sé con la gente, creo que me odian o algo así, así que nunca estoy segura si alguien es realmente mi amigo"

...

Tía, es que es en serio?
Anda, mira si vas a contarle cosas tan íntimas a alguien que no sabés si te odia o no. WTF
Claramente el remedio es peor que la enfermedad, porque que me dijera esto me hizo ganar más enojo (no odio) por no haberme mensajeado siquiera UNA vez en todos esos meses.

La gente es de lo peor.

Aún así, estamos vivos, y seguiremos buscando hacer amigos en el mundo a como de lugar. Es solo que algunas de estas cositas me matan en el alma y se llevan una parte de mí que no vuelve nunca más...

Decidí publicar estas reflexiones de todas maneras, aunque den cringe, aunque sean muy raw o whatever. Al menos son reales. Cuesta mucho coraje decir que estás dolida, out in the open. 
Hay gente conchudísima que ante un posteo así dirán "Aaaaayyyy, qué intensa que es Carla como amigaaaaaa", claro amigx, como si esto no te interpelara y no te hubiera pasado back in the day a vos también. Otra gente agregaría "+ y por eso es que yo me alejé" como si este post fuera una prueba irrefutable de lo mala amiga que soy... Dejame decirte bro, no entendiste nada, y menos no me puede importar, pero en fin.


Y yo, yo sigo dolida. Dolidísima diría. Y no puedo dejar de ver a dicha persona everywhere. Otra conversación berreta como la de arriba no tiene lugar en mi vida, por lo que confrontarla de nuevo no es una opción: tampoco tengo la garantía de que las cosas cambiarán y me tratará con el respeto como amiga que merezco. Small chit chat aquí y por allá, trato cortés (porque ante todo, somos personas, podemos ser educades), y ya está. 
Si se merece o no el trato cordial después de lo que "hizo" (ah re) ya es tema para otro debate, y para otro posteo, quizás, ahora que habilité esta opción en el blog.

Me quedo con la certeza de que al menos tengo estas líneas, que son solo mías, y son la vía de escape de esa y de tantas otras situaciones de mierda.


xoxo,
 




PD: Con estas entradas no busco consejos de ningún tipo, so keep it.
PD2: Este post tenía otro nombre originalmente, era mucho más explícito con los nombres y hints de quienes estaba hablando, fue escrito con muchísimo dolor en un momento en el que lo necesitaba. Decidí re-laburarlo y convertirlo en esto, donde he blurreado las líneas de quién es quién y ya no habla de nadie en particular, pero si de varios nadies que me han... ¿cómo se dice? En inglés es "wronged". Gente que me ha wronged sin causa.

Post a Comment

Comments are encouraged, but don't feel obliged to do so ♥ ♡